English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 23 de mayo de 2017

Devuelveme



Devuelveme allí... donde los amaneceres al alba, despuntaban mientras descendiamos la ladera de la montaña hasta conquistar la ciudad. Cuando el cosquilleo en el estomago era incesante, recorriendo las calles semi desiertas que empezaban a cobrar vida poco a poco y auguraban una explendida jornada. Entre las rocas y las olas de aquellas playas.
Devuelveme allí... aunque sea un momento. Donde el olor a brea, que impregnaba el ambiente de las cercanias de la estación del ferrocarril se mezclaba con el olor de asfalto industrial. Donde la brisa de la fresca mañana, acariciaba nuestras solladas rodillas del tragineo de las chiquillerias. Cuando los breves viajes se hacian interminables a causa de la impaciencia. Donde el tiempo volaba como una cometa, siempre en contra nuestra.
Devuelveme allí, donde fuimos grandes escaladores que alcanzaban pequeñas cimas. Donde el barranco de rocas, era un infierno conquistado a la carrera cuesta abajo y la base de una torreta de alta tensión era el punto de encuentro con los manjares tiznados al abrigo de una candela, que nos daban la enrgía necesaria para seguir batallando.
Devuelveme allí...solo por un rato. Donde nuestros laberintos los construiamos a cada paso, a cada sendero descubierto, en los inmensos zarzales y en las fuentes de corrrientes subteraneas, que nos ofrecian el poder de ser nuestros propios capitanes viendo venir la vida.
Devuelveme al tiempo del descubrimiento de las emociones, de las aventuras sobre casetas de chapa y charcos que se convertian en rios, por los que habia que navegar. Donde cada dia se escribia con una nueva formula y las formulas eran tan maleables como nuestro instinto. Donde un agujero se convertia en una cueva de forajidos y el asalto de cuatro patatas a algún camión del mercado, se convertia en el robo del siglo. Donde la inocencia surcaba los vestibulos de la intransigencia, entre los callejones y casas abandonadas de una ciudad que era la jungla que asemejaba.
Devuelveme allí, a las calles descalzas de asfalto, plagadas de munición para la contienda diaria que se desataba, muchas veces hasta antes de que callera el manto de la noche.
Devuelveme a las solvencias perdidas por el paso de los años, devuelveme aunque solo sea un momento.

domingo, 21 de mayo de 2017

Hay tiempo para todo, incluso cambiar.

CUANDO LA ULTIMA PALABRA SE DICTA CON SANGRE, SOLO ES UN PUNTO Y A PARTE.

...Y el ángel aburrido de tanta intolerancia se levanto de un salto y empuño la guadaña que guardaba con celo al abrigo de su astio. No halláis cobardes, el tiempo no olvida.  Grito.

                                           
                                              
Ese Tiempo....aliado, amigo y enemigo de los brotes del camino. Carcelero de la ausencia que destierra la ignorancia. No esculpe su celo sino con el abrigo del momento, pero guarda en su alforja el motivo del estigma de su edicto. Cuantas flores han nacido  al amparo de su luz, más cenizas que un desierto provocando cual alud.
No hay consciencia en el presente cuando hablan sin pudor, cuando mancillan con por ignorancia, cuando fusilan el amor.  De nada sirven los lamentos, cuando el fuego ya quemó.  De poco astuto es el zorro que pierde presa por jaleón. 
El sol alarga su sombra y describe su diario, sin amargura ni premura. Pero con la intensidad de la constancia de quien  le obligaba a tenerlo tan presente como el sudor que quema su ojos como si por rios de lava discurriese, en cada uno de los acontecimientos que se disponen sin orden. No castiga como justiciero, aunque se hace de justicia.
Hay vencedores y hay vencidos, hay discrepancia entre los vivos. Hay recuerdos y hay olvidos y hay palabras sin motivos. Hay desgarros en la tierra, que la lloran o que la lavan.
Cercenadas de raices por que odian o por que alaban. Pero no hay respuestas en este sitio, para el tiempo que nos habla. Por que no hay sentido, ni cordura, ni conciencia , ni agua clara.
El sustento del presente se tambalea en la mentira y los cimientos se vuelven tan frágiles como el vuelo de una espiga.
Siembra arroz en el desierto, es lo mismo que te cuento, medir silencio en un concierto, pedirle vida a lo que ha muerto. Aunque no creo que todo este perdido, por que se pueden abrir nuevos caminos. Basados en el respeto y el civismo, alejandolos del enemigo. El enemigo es lo que está escrito con la osadía del cinismo, la política, la religión, el capitalismo, brazos fuertes del despotismo.
Si te agarras a un barco que se va a pique, te hundes con el.

miércoles, 10 de mayo de 2017

CAMINANTES

Caminantes infatigables, entre lo absurdo y lo dispuesto. Calzados sin mas calzo que las grietas y los callos que marcan huella en el transcurso de los años. Sentimientos que se encuentran entre lo honesto y lo que arraiga, entre el fuego y lo que quema.
No hay verdad ni mentira, ni cara ni cruz, ni ida o venida. Tan solo es un paso que en el tiempo se disipa.
Luchadores nacidos de la tierra, que la aman y la fustigan, que la hacen fertil y la pudren, que la hacen lecho de sus heridas. Buscan el camino que no encuentran, en el que llevan toda la vida. Suerte ilustre del que mira y se da cuenta de que no hay un nuevo dia. Es el mismo en otro estado, mas dinamico o mas pesado. Mas feliz o mas amargo, quiza mas lucido o mas velado.
Es la carga de la conciencia, la que nos guia entre senderos que se cruzan con otras vias en las que cada cual se hace dueño.

miércoles, 15 de febrero de 2017

La disconexión es exacta



  
El vuelo libre de las palabras en los silencios que no callan. En las noches turbias de miradas que no alcanzan a escuchar de que se habla. Pero el susurro continua, mas allá de las fronteras, de las estaciones, de los tiempos, de las estructuras  concebidas. Nada escapa a la lujuria  de los secretos, que desvelan en manto negro todo aquello que no vemos, que no decimos, que no sabemos. 
Si realmente queremos conocer la realidad de las cosas, solo debemos dejar que sucedan y observarlas. Y cuando eso ocurre, valorar si nos conviene o nos perjudica, actuando en consecuencia. Pues a veces sopla tiempo de baladas entre mares y montañas, mientras en los parques hacen aguas los boleros que sonaban en las fauces de la infamia. Un suspiro casi en cada esquina delata la ausencia de las calles que marcharon de este barrio de la vida, que cada día da menos cabida y cada cual administra en su medida. Una nota en la balada, un fragmento que navega que vuela o que repta o sencillamente suena en esta letra. 
La vida solo es un espejismo que con la muerte entierra su dolor y el reflejo que dejamos, larga lastre sin timón. Acaso somos dueños de la nada o de nada dueños sin Señor, es efímero ser el dueño de lo que acaba como empezó.

martes, 27 de septiembre de 2016

Brotes de Hiedra


Brotes verdes de una Hiedra que se esfuerza por crecer, escalando las blancas paredes que le ofrecen cobijo. Arraigada en una tierra algo hostil que no la vio nacer, pero la acogió con premura y hoy se hace pequeña, negándole el crecimiento que reclama con la exigencia de la que la naturaleza la ha dotado. Mientras mira hacia arriba abriendo sus brazos en pos de un universo infinito, hacia abajo sus lágrimas caen por debajo de sus raíces sin llegar a regarlas. Y aunque no tan vigorosas como sus gemelas superiores, no pierden la esperanza de algún día acompañarlas. En esa misma tierra, una vez sea regenerada. Alimentada con la esencia adecuada, en el lugar apropiado, donde pueda afianzar esas raíces que aseguran la expresión de expansión y permiten seguir creciendo.
Asfixiada por el entorno que la oprime, lucha por mantenerse en pie y seguir la senda de crecimiento. Y aunque no lo dice con palabras, tampoco permanece muda en la agonía de dicho bloqueo, reclamando en su presencia que le hagan caso, si esperan que no caiga en el indiferente abismo del olvido. Una Hiedra colmada de atenciones, donde las imprescindibles no se cubren como deben. A pesar de ello despliega nuevos brotes, demostrando que aun es fuerte y no desiste en que algún día cambie su suerte. Verdes brotes de la Hiedra en un rincón, brotes limpios que denotan su ambición de dar cobijo y sombra en aras de la razón. No la maten ni permitan que se apague, es las mieles de alguien que tiene hambre. Son sus brotes el calor de un nuevo día, son la firma y la fianza de la vida.

viernes, 16 de septiembre de 2016

INSOLENTES
















Hay gente en este mundo, que se creen que este gira alrededor suya. Gente que tratan a los demás como si fuesen marionetas, que piensan que solo ellos tienen voz y voto, que se creen superiores por el mero hecho de que algún día estuvieron en alguna cúspide artificial, que pertenecieron a otro estatus social y en ese momento se creyeron mejores. Gente más superficial de lo normal a los que les cuesta vivir en la realidad alejada de la que en su día conocieron, que continúan pisando a sus semejantes a pesar de haber perdido sus tacones en un sendero que tan solo ha comenzado a mostrarles el camino de su decadencia, pero que a la vez les intenta enseñar la lección de la humildad a la cual son proclives a rechazar. No teniendo en cuenta que los que aún les prestan su apoyo desinteresadamente, son semejantes a los que tienen mucho que agradecer, lejos de los desprecios y las faltas de reconocimiento a los que los someten. Semejantes que no siempre tolerarán su arrogancia y falta de escrúpulos, gentes de buen hacer que también tienen sus limites y  limitaciones.  Los cuales pueden aguantar algún desprecio, pero que no siempre van a estar para aguantar su arrogancia y aires de superioridad. Nadie es mejor que nadie, por que todos somos mejores que otros en algo.  El peso de la justicia universal hará pagar pena en alguna de las prisiones destinadas a tal fin. No ha de ser una celda, no todas las prisiones han de ser físicas, pero hay condenas más insoportables que una celda cerrada. Son gente interesada que alaba por conveniencia, sin principios y con un mal fin. Que idolatran con hipocresía y son fachada de miseria. A los que molesta que se les corrija aunque su error sea tan garrafal que incluso les perjudique, pero su estúpido orgullo les impide reconocer su equivocación aunque sea en detrimento de sus necesidades. Ellos que se creen con derecho a todo y obligados a nada, que exigen el respeto del que carecen para con los demás. No saben agradecer la tolerancia y el esfuerzo realizado para con ellos. Y se alzan en castillos de humo para vender más humo. Necios intolerantes sin más raíz que su propio ego, desprecian todo lo que no entienden y desaprueban lo que no se les ha ocurrido a ellos mismos. Trabajan con la mentira que tan solo ellos se creen tras ser desvelada, ignorantes que se las dan de intelectuales inteligentes. No tienen más valor que la fachada en la que viven, tan frágil como la lealtad a los valores reales de la vida de los cuales carecen en su gran mayoría o a las personas a las que utilizan para alcanzar sus objetivos.  Sombras arrogantes y egocentricas de caricatura que fomentan la xenofobia y se tiñen de luz para acudir a la fiesta carnavalesca en la que habitan representando un papel tan miserable como su alma. Gente sin escrupulos que a diario acarician la avaricia, el despotismo y la hoja afilada de la que terminará siendo su guadaña, como sanguijuelas que terminan exprimiendo a su última victima.

Entradas populares